domingo, 22 de abril de 2012

Agnotología: la producción deliberada de ignorancia


Agnotología y opinión pública

 
La agnotología es el estudio de la ignorancia o duda culturalmente inducidas, particularmente en la producción de datos científicos poco detallados o sesgados. El neologismo lo acuñó Robert Proctor, un profesor de Stanford especializado en la historia de la ciencia y la tecnología. De forma más genérica se aplica en los casos en que el conocimiento deja más incertidumbre que antes. Uno de los ejemplos de Proctor hace referencia a la producción deliberada de ignorancia promovida por la conspiración de la industria tabacalera para arrojar dudas sobre los riesgos del tabaco. Bajo el nombre de la ciencia, la industria produjo cantidades ingentes de investigaciones y artículos, entre los que se encontraban estudios sobre el cáncer asociado a virus y la calvicie. Pero en el caso del tabaco, investigaron de todo menos los riesgos.

Algunas de las causas de la ignorancia cultural inducida son la negación/ignorancia de los medios de información, el secreto gubernamental y empresarial, la destrucción de documentos, el aprovechamiento de los sesgos cognitivos y una miríada de formas de selección sociopolítica; como la falta de atención o el ser olvidadizo.

"La gente siempre asume que si alguien no sabe algo, es porque no prestaron atención o no se han parado a pensarlo", dice Proctor, "pero la ignorancia también viene de la literal supresión de la verdad - o su ahogo en muchos casos- o el intento de hacerla confusa de modo que la gente deja de preocuparse por lo que es cierto y lo que no". Y es que el autor apunta a que todo aquello que sabemos es tan fruto de nuestra selección e ingenuidad como todo aquello que no sabemos.

Cualquiera que piense que la ignorancia no es el negocio de nadie, aprenderá mucho de los provocativos ensayos de Proctor. Nos habla, por ejemplo, de Edward Bernays, sobrino de Freud, el primero en estudiar la fuerza de la opinión pública, su funcionamiento y sus consecuencias. Bernays aplicó este conocimiento a la implantación de estrategias para aumentar la competitividad empresarial. Ha pasado a la historia como el padre de las relaciones públicas, la manipulación mediática y la propaganda. En 1923 publica el primer libro sobre la profesión, llamado Crystallizing Public Opinion, donde habla sobre la fuerza que tiene la opinión pública, y cómo ésta puede influir tanto en el éxito, como en el fracaso de ciertas instituciones. A él y sus técnicas de persuasión, debemos el que las mujeres empezaran a fumar estas “antorchas de la libertad”, apelativo que usaba para referirse al cigarrillo en un sus exitosas y caras campañas de los años 20. También fue el impulsor del cambio del típico desayuno americano de cereales con leche por el de panceta con huevos. Pagado por la industria cárnica, usó una más que dudosa encuesta supuestamente realizada a más de 5.000 médicos que aconsejaban tal bomba de grasa y proteína. Esta era su táctica favorita, usar la opinión de terceros para promocionar su objetivo. En su libro Propaganda describe lo necesario para manipular la opinión pública, algo según él necesario para la democracia.

Decía Hipócrates: «hay, de hecho, dos cosas, ciencia y opinión; la primera engendra conocimiento, la segunda ignorancia».  Ahora, tras 24 siglos, el nombre de la ciencia es usado para apoyar opiniones e intereses, fomentando la ignorancia.

Traficantes de "verdad"

La línea continua equivale a transferencia económica.
La línea discontinua presupone influencia mediante presión.
(Fuente: http://ustednoselocree.com, link)








Francesca Grifo de la Union of Concerned Scientists (UCS), apuntó recientemente a que las cosas van a peor. Tras presentar el informe sobre la participación de la multinacionales en la corrupción, sentenció que el asunto se ve agravado por la decisión de la corte suprema de USA de invalidar la ley que permitía al gobierno federal limitar el gasto de las corporaciones con fines políticos. “Esto ha abierto la puerta a las corporaciones para dar grandes cantidades de dinero a las campañas de políticos de derechas, que atacan las instituciones gubernamentales dedicadas a la regulación ambiental, que molestan mucho a esas compañías [...] La ciencia independiente que funda esas regulaciones ambientales también está bajo ataque. Y ha marcado la diferencia durante el último año, y ha llevado las cosas a un punto crítico”.  

El informe presentado por la UCS (Heads They Win, Tails We Lose: How Corporations Corrupt Science at the Public's Expense) es una crónica de los métodos usados por estas corporaciones para atacar sus objetivos: molestar, amenazar o desacreditar determinados científicos, producir artículos fantasma (del que hicimos una entrada en el blog), cuestionado la investigación pública, inundando el mercado con excesivas cantidades de información, e impidiendo el uso de la ciencia para determinar políticas gubernamentales. A modo de ejemplo, actualmente casi todos los candidatos Republicanos a la candidatura de la presidencia desprestigian la ciencia detrás del cambio climático y apoyan el creacionismo. Más cercano ¿Os acordáis del primo de Rajoy, o la gestión política de que se hace de la energía? Más grave ¿El tiempo que se tardó en regular el DDT o el amianto desde que se conocieron sus riesgos? La presión para politizar al ciencia en favor de la industria se vuelve evidente y descarada, y, de hecho, es presentada como la opción lógica: canalizar la inversión en ciencia a través de las empresas.

Por poner otro ejemplo alejado del entorno científico, el colapso financiero también fue liderado por la ignorancia. Los productos derivados que surgieron a raíz de las hipotecas subprime no fueron solamente diseñados para diluir el riesgo, sino también el conocimiento. Nadie las hubiera comprado si se llamaran Ninja (No Income, No Job, No Assets), el nombre popular que obtuvieron, pero después de combinarse y clasificarse serialmente, relucían nombres tan pomposos cómo fondos de inversión de rentabilidad mejorada. Y, a pesar, de que hubo personas que alertaron de este y otros despropósitos económicos, éstos no fueron escuchados, más bien ignorados si no expulsados del círculo de influencia, y es que como dijo Quevedo: "Donde no hay justicia es peligrosos tener razón, ya que los imbéciles son mayoría". Otro ejemplo serían las armas de destrucción masiva en Iraq, nunca antes se había ejecutado una operación e inversión de tal calibre basándose en un informador poco fiable, huelga decir que mediaron intereses en la ocupación de Iraq, y no precisamente defender la democracia. Diversos expertos apuntan a que la implantación de sistemas neoliberales en las democracias occidentales no podrían haberse llevado a cabo sin hacer un uso intensivo de la agnotología.

Con este y otros relatos Proctor rescata la ignorancia de las tierras de nadie para enmarcarlo como un fenómeno social, del cual se saca provecho.

Mercaderes de la duda


En el libro Merchants of doubt, de Erik Conway y Naomi Oreskes destapan las conexiones entre los intereses de las corporaciones y las campañas en USA. El propósito: bloquear o retrasar la introducción de de medidas ambientales y sanitarias como la prohibición de fumar, el uso del DDT, límites y responsabilidades en la lluvia ácida, legislación para la protección de la capa de Ozono o las emisiones de dióxido de carbono. En todos los casos la legislación fue retrasada durante años, a veces décadas, gracias a las actividades de una miríada de fundaciones que están respaldadas por compañías como Exxon, Evron,  y personajes como Charles Koch (del conglomerado industrias Koch). Estas instituciones proporcionan cobertura y datos sesgados para las corporaciones, lo que repercute en la reputación de la ciencia entre la población, y mina la confianza por el alud de dudas y mensajes contradictorios.

A mí, me gusta precisar, al contextualizar una discusión o debate, que hay que distinguir entre hechos, opiniones y creencias. La creencias son respetables y están fuera de discusión. Si discutimos del significado de un hecho, una opinión, tenemos un debate. Si discutimos sobre cuales son los hechos, tenemos el Armaggedon agnotológico, donde la realidad muere gritando.

La cama de Procusto


Procusto es un personaje mitológico de la antigua Grecia que tenía la costumbre de cortar las extremidades salientes de los huéspedes a los que ofrecía su pequeña cama. En ciencia se entiende por cama de Procusto la indeseable práctica de amoldar los datos para que encajen en su “contenedor” u otra estructura preconcebida. Una solución Procustea en estadística es aquella que en vez de buscar el modelo que se ajuste a los datos encontrados, selecciona sólo los datos que encajan con el modelo para “probar” alguna idea. Es una forma de engaño para favorecer unos intereses frente a otros. Los Procustos ganan y la verdad pierde. Pero no sólo la verdad pierde, los investigadores honestos juegan en desventaja, al menos al principio de carrera. En este caso el fin justifica, supuestamente, los medios poco honestos. Valga decir que son numerosos los estudios en que se introduce un sesgo en el diseño, el análisis o presentación de ciertos datos. En ciertos momentos, una empresa, un grupo o un individuo pueden hallarse en situación de "distracción moral" (normalmente debido a intereses económicos o profesionales) y verse "impulsados" a ello.  Los investigadores biomédicos se llevan la palma (ver infografía anexa).

De estas prácticas científicas y la extensión de su uso en diferentes ámbitos, no sólo empresas, habla con detalle Ben Goldacre en su libro Bad Science (hay una infografía resumen a la izquierda de este párrafo, clic para ampliar). En el libro, revisado positivamente por el British Medical Journal, detalla las múltiples evidencias de la falta de rigor y honestidad en determinados campos. Entre ellos: la homeopatía, las dietas milagro, determinadas formas de hacer estadísticas en estudios científicos supuestamente serios, la publicidad y sesgos de diseño y publicación de la industria farmacéutica, la industria cosmética y determinados suplementos alimenticios. Me pareció especialmente interesante el capítulo Why Clever People Believe Stupid Things en donde analiza los sesgos cognitivos que explicarían porqué la gente continua confiando en cosas que se han demostrado falsas diversas veces. Algunos de los sesgos cognitivos que contribuyen a esta suerte de ignorancia supina son:

-El sesgo de confirmación, esto es, solemos dar más relevancia a aquello que concuerda con nuestras ideas preconcebidas.
-La disponibilidad heurística, en palabras de Plous: "Cuando más accesible - cuando más recuerdos se tienen, aclaro- es un suceso, parecerá más frecuente y probable; cuanto más viva es la información, será más convincente y fácil de recordar; y cuanto más evidente resulta algo, más causal parecerá".
-La superioridad ilusoria, que consiste en el hecho que sobrestimamos nuestras cualidades y subestimamos nuestros aspectos negativos.
- La ilusión de cluster (no he encontrado la traducción),causada por la tendencia a subestimar la variabilidad probable de aparecer en muestras aleatorias o semi-aleatorias debido a la casualidad. Que vienen  a traducirse por confundir una casualidad con un hecho significativo.
- El sesgo de correspondencia,denominado también error de atribución, es la tendencia a hacer excesivo énfasis en las explicaciones fundamentadas, comportamientos o experiencias personales de otras personas.
-El sesgo de autoservicio es la tendencia a reclamar más responsabilidad para los éxitos que por los fallos. Se manifiesta también cuando la gente tiende a interpretar como beneficiosa para sus propósitos información ambigua.

Así pues, otro de los agentes involucrados en la ignorancia culturalmente inducida es nuestro sustrato psicológico.

¿Como combatir  los intereses en fomentar la ignorancia?


Como hemos visto la ignorancia es algo más que la ausencia de conocimiento; es también el resultado de la presión política, cultural y/o económica, facilitada por la debilidad de nuestros sesgos cognitivos. Así pues los mecanismos destinados a combatirla deben incidir en dichos procesos.

Por un lado disminuir la efectividad de los mecanismos de manipulación, a nivel individual y colectivo. Al informarse sobre un tema creo esencial el tratar la información de forma diferencial según la fuente. Y, del mismo modo que no se puede dar el misma valor a una fuente directa que indirecta, tampoco se debería dar la misma validez a un emisor con intereses (económicos y/o profesionales), que a alguien sin ellos.

Por otro lado necesitamos generar mecanismos internos y sociales de asertividad capaces de disminuir el impacto de los sesgos cognitivos. Hay algunos mecanismos internos, en ciencia, periodismo y otras disciplinas, para evitar la agnotología derivada de los sesgos cognitivos. Pero lo cierto es que una sociedad infoxicada (ver anterior post para más información) quien tiene la capacidad de producir más información (normalmente asociado a quien tiene más capital) tiene las de salir ganando. Recientemente, y a raíz de varios escándalos, se ha introducido la práctica de añadir en los artículos científicos un apartado de declaración de intereses. En él los investigadores deben aclarar cual es su posible conflicto de intereses con lo publicado. Algo que me parece muy adecuado pero no suficiente. El autor de Bad science propone que las publicaciones científicas den acceso a todos los datos de los estudios (para poder corroborar la veracidad de los mismos y su método de obtención), aumentar la responsabilidad periodística (a menudo la información no es contrastada) e introducir la publicación anónima (de este modo se podrían publicar hallazgos controvertidos o comportamientos deshonestos sin poner en riesgo la carrera científica). También habría que enmendar otros sesgos, como el de publicación.

A pesar de tener ciertos miedos a determinada superficialidad en la cultura de internet, soy optimista con las herramientas que se desarrollan. Youtube, ha servido como una excelente base de datos para destapar las mentiras de los políticos en campaña. Facebook o Twitter han estado en medio de diversas luchas sociales alrededor del mundo, las primaveras árabes, los indignados y Occupy, entre otros. Necesitamos crear herramientas informativas que estén diseñadas para combatir los sesgos y revelar la manipulación. Como Wikipedia, que anima a los usuarios a construir el conocimiento real a través del consenso; el producto de ese consenso es mayoritariamente satisfactorio para gente que probablemente no llegaría a entenderse hablando. Y es que, quizás, lo más importante en estos días puede ser simplemente saber qué sabemos.


Este artículo es la segunda parte de Infoxicados

11 comentarios :

  1. “Llegará el día en el que el pensamiento estadístico será una condición tan necesaria para la convivencia eficiente como la capacidad de leer y escribir” — H.G. Wells.

    En un mundo con tanto conocimiento, las sociedades se vuelven cada vez más ignorantes, rehuyen muchas veces del "saber cosas" de áreas que no le son rentables. Estudian una carrera y se vuelven profesionales en su área, pero desconocen aspectos básicos en áreas que son fundamentales para la vida en sociedad.

    Así es fácil lo que expones: Generar más ignorancia a partir de la misma ignorancia

    Buen artículo, me han dado un buen término.

    ResponderEliminar
  2. Hola Alexander,

    Excelente cita, gracias. Viene al dedillo.

    Sobre lo que dices de la especialización, estoy completamente de acuerdo. Hice una entrada sobre el la infofobia y la especialización. (http://lacadernera.blogspot.com.es/2012/03/infoxicacion.html#more)


    ¡Gracias por comentar y me alegro de haber intercambiado cita por vocablo!

    ResponderEliminar
  3. Gran Artículo (si, con mayúsculas, se lo merece).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias

      Y disculpa la tardanza, se me había pasado tu comentario.

      Eliminar
  4. Excelente artículo, me ha encantado especialmente la lista de sesgos cognitivos. Sin embargo yo no soy tan optimista como tú con la cultura de internet. Cuando la información se hace tan abundante y tupida, no solo resulta más fácil de manipular, sino que los esfuerzos para ello se incrementan de manera exponencial (por ejemplo, las crecientes campañas políticas que surgen en Facebook o twitter dándoselas de “espontáneas”). O solo hay que ver la enorme cantidad de bulos que circulan por internet, donde los intentos de enmiendas y correcciones parecen diluirse como una gota de tinta en agua, donde las descalificaciones y ataques a las opiniones autorizadas crecen como la espuma, donde la gente no parece estar interesada en conocer los hechos. Creo que después de leer este artículo podré luchar un poco mejor contra mis propios sesgos cognitivos, pero mientras mi granito de arena: asumir por defecto que TODA la información recibida a través de internet es falsa, a no ser que yo mismo la haya buscado y conozca o reconozca las fuentes de las que proviene esa información (la posibilidad de acertar es infinitamente superior que si “en principio” la doy por válida).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro que podamos ser algo más conscientes de las limitaciones de la condición humana.

      Ciertamente el optimismo en internet es algo que me gusta creer, y no lo tengo "confirmado". En cierto modo es una amplificador de las conductas humanas, que además se interelacionan, aunque no están libres de la endogamia.

      Sobre los bulos que circulan por internet, los que más me asustan son los que lo hacen en nombre de la ciencia.

      La duda/desconfianza como método me parece adecuada, aunque cuidad con los sistematismos. Según mi opinión, y la tuya, por lo que veo, la duda conlleva una responsabilidad, la de informarse.

      Hablé de ello en otro post que igual te interesa: http://lacadernera.blogspot.com.es/2012/03/infoxicacion.html#more

      Saludos y gracias de nuevo

      Eliminar
  5. Felicitar al autor y recomendar la lectura de "Telépolis" de Javier Echevarría. Si bien su edición es de 1994, asombra lo profético en el estudio de la infraestructura de la que se sirven los maestros de la ignoracia, guias del éxodo intelectual.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la recomendación, ya tengo lectura de verano.

      Saludos

      Eliminar
  6. excelentge blog
    quite los puñetros codigos para comentar y tendra audiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A qué te refiere con los códigos?

      Eliminar
  7. ME HA ENCANTADO EL BLOG,primero hay que tener una cultura amplia y basta para poder descubrir algo de verdad.
    POR DESGRACIA para los humanos,sus padres,mal alimentados no han podido tener hijos admirables,sino pobres tarados mentales,se ven claramente entre nosotros por poco que miremos alrededor.
    UN SALUDO Y GRACIAS OTRA VEZ DE G.M.P

    ResponderEliminar